Método de enseñanza

La principal preocupación del Club fue crear un método de enseñanza activa, que permitiese no solo que el alumno escuchase, si no que entendiese y practicase. Como estudiantes universitarios, huimos de las clases magistrales y de las monolíticas presentaciones en power point, para leer y copiar en una hoja de apuntes. La elección de los grupos reducidos está precisamente motivada por este espíritu. Gracias a ellos garantizamos totalmente que los alumnos tendrán oportunidades en cada clase de aprender, participar e interactuar en los diferentes ejercicios.

¿Cual es la estrategia que se sigue en el curso?: La estrategia se divide en cuatro pasos fundamentales:

    1) Aprender: Durante este paso se dota al alumno de teoría básica que necesita aprender la cual se combina con su puesta en práctica. Una vez finalizada la fase de aprendizaje pasamos a la práctica.

    2) Practicar: La práctica es esencial para aprender el arte de la oratoria y el debate. Para la fase de la práctica se han desarrollado distintas actividades por parte de nuestro equipo y que han sido utilizadas en otras formaciones como la de Creativity&Business. No obstante, la dimensión de la práctica comienza a desarrollarse fuera del aula y del propio curso. Diariamente nos comunicamos con otras personas, tratamos de persuadir a otros incluso en los detalles más cotidianos. Los ejercicios en clase son extrapolables a cualquier situación diaria lo que caracteriza a esta fase como la de más avance.

    3) Debatir: El momento de debatir es el momento de comenzar a perfeccionar la práctica. El Debate Académico añade el elemento incontrolable de la práctica. En la mayoría de las situaciones hay un tiempo limitado para comunicar nuestras ideas o nuestros pensamientos o para persuadir a alguien, es más, en la mayoría de los casos no se elige el asunto que se va a defender y es algo esporádico.

    4) Feedback: El feedback implica la fase de mayor aprendizaje de tres formas: analizando a otros, analizándose a uno mismo y siendo analizado.

La primera forma es de las más pedagógica de todas, siendo capaz de analizar los errores de otros se es más consciente de los propios, por ello se exige que todos los alumnos participen en los feedback para los compañeros.

La segunda forma, analizándose a uno mismo, se pregunta al alumno cuales creen que han sido sus errores para que una parte del ejercicio siempre sea la autoevaluación. Además se asegura que el alumno es consciente de lo que puede mejorar para continuar con la formación continua.

La tercera forma, siendo analizado, nuestro equipo es capaz de analizar y juzgar debates. De la práctica y la experiencia se aprende a comprender cuales son los puntos clave de un debate, más allá de la forma. Además los alumnos pueden aprender del feedback de sus formadores para realizar los suyos propios y los del resto.

La cuarta fase de feedback se puede entender como la parte clave de la mejora, y es que una vez que se tiene la base, se práctica y se debate, la única forma de continuar mejorando es a través del feedback y el último fin de cualquier debatiente debe ser alcanzar la excelencia.

Anuncios